Esta es una solución muy práctica y económica en especial cuando no se desea o no se pueden instalar barras y asideras en las paredes.

Proporciona un buen apoyo en ambos lados como ayuda para incorporarse y sentarse, y además se regula a la altura requerida.

Al ser de aluminio, no se oxida a pesar del ambiente húmedo del baño y es muy ligero.