Montada sobre un mástil que se fija al suelo, está especialmente recomendada cuando no queremos alicatar sobre la pared o ésta no ofrece las garantías suficientes.